¿Por qué? Una empresa con propósito

Una «empresa con propósito» no se centra solo en la rentabilidad económica, sino en contribuir social y ambientalmente. En 2019, 200 CEO de grandes empresas norteamericanas se comprometieron a considerar a toda la sociedad, no solo a los accionistas, en sus misiones. Esta idea se reforzó en el Foro de Davos, destacando la colaboración con todos los stakeholders. Las empresas familiares llevan tiempo practicando este enfoque, siendo el propósito su principal motor. Simon Sinek argumenta que los clientes se sienten atraídos por el «por qué» de una empresa. Las empresas con propósito son más rentables y resonantes, especialmente con millenials y la generación Z, quienes valoran los compromisos éticos y sociales. La pandemia ha desafiado el propósito de las empresas; aquellas auténticas han salido fortalecidas y mejor posicionadas para recuperarse con el apoyo de sus stakeholders. Es esencial reflexionar sobre nuestro propósito individual y corporativo.