La preocupación ambiental impulsa la digitalización de los edificios

La sostenibilidad está revolucionando la arquitectura. / C7

La sostenibilidad está revolucionando la arquitectura. / C7

Gracias a la tecnología, es posible llevar a cabo un seguimiento preciso de los consumos energéticos y también de agua

CANARIAS7Las Palmas de Gran Canaria.

Sábado, 4 junio 2022, 02:00

La tecnología y el análisis de datos permiten diferenciar lo que es un edificio verde -el construido de forma sostenible- de un edificio saludable -el que tiene en cuenta a las personas que habitan o transitan en él-, aunque hay que tender a combinar ambos conceptos.

Así lo explica Susana Quintás, asesora de la plataforma Metrikus, quien ha indicado que la sociedad tiene una «creciente preocupación» tanto por la salud como por el medio ambiente, lo que está impulsando la aplicación de tecnología puntera en los nuevos edificios en construcción y también en los ya existentes, buscando una mejor calidad de habitabilidad a la vez que la mayor eficiencia energética posible.

Se trata de incorporar sensores capaces de medir y controlar en tiempo real «todo aquello que pueda afectar de manera directa a la salud de las personas y al medio ambiente» pues hasta este momento las construcciones españolas «tenían puesto el foco, si es que lo tenían, en las variables de temperatura y humedad» únicamente.

Sin embargo, la crítica situación impuesta por la covid-19 «ha demostrado que existen otros parámetros a tener en cuenta, como los niveles de CO2, los de polvo o los compuestos orgánicos volátiles, que afectan directamente a la salud y son extremadamente importantes».

Quintás reconoce que la medición y el control de estos otros parámetros «no siempre es fácil» y de ahí nace la necesidad de contar con compañías especializadas con capacidad operativa para diseñar soluciones digitales que generen datos auditables y trazables, que «convierten los edificios en interactivos».

Gracias a la tecnología, es posible llevar a cabo un seguimiento preciso de los consumos energéticos y también de agua, la emisión de gases o el pesado de reciclaje de residuos, entre otros.

Asimismo, permite conocer el número de personas que hay en un edificio o estancia concreta en un momento determinado e incluso prever cuántas habrá en un futuro inmediato lo que «no sólo ayuda a controlar aforos, sino que también permite fijar un ahorro en espacios, energía y consumo».

Además de recibir informaciones concretas para un seguimiento adecuado del edificio, esta nube de datos también permite detectar cuándo alguno de los parámetros ha superado el nivel normal estipulado para corregir sobre la marcha problemas puntuales.

«Por ejemplo, si el sistema detecta que los niveles de CO2 están muy altos, una alerta activa de manera automática la ventilación», ha indicado esta asesora.

Eso supone «una gran revolución de la calidad del aire en interiores» y ya hay algunos expertos que «lo comparan con lo que supuso para la mejora de la salud la modernización del alcantarillado en el siglo XIX».

Estas mejoras contribuyen, así, a cuidar y preparar los espacios en los que se pasa más tiempo: «Nuestras casas y oficinas», lo que redundará en una mejora de la productividad, puesto que «existen evidencias científicas de que el entorno saludable afecta directamente» a este parámetro.

Con todo ello, los edificios provistos de este tipo de sistema contribuyen directamente a la aplicación de diversos Objetivos de Desarrollo Sostenible: en concreto los de acción por el clima, producción y consumo responsables, innovación e infraestructuras, salud y bienestar y trabajo decente y crecimiento económico.

Especial Día Mundial del Medio Ambiente

Pulsa aquí para ir al artículo

Publicado por primera vez en Canarias 7 el 4 de Junio de 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.