¿Se puede ser sostenible en el 2021?

Reestructuraciones, ERE, cierres, reducción de costes, palabras que escuchamos todos los días. En este contexto, ¿se puede impulsar la sostenibilidad? Es habitual asociar «sostenible» con «costoso» o con «extra para los buenos tiempos» y se suele limitar a la lucha contra el cambio climático. Error. La sostenibilidad, en inglés ESG (environmental social governance) es mucho más. Por supuesto que incorpora todas las acciones para preservar el medio ambiente, pero también es cómo trata la empresa a las personas o cómo se gobierna. En el 2021 se puede elegir apoyar la sostenibilidad y, a la vez, generar importantes eficiencias en costes. Pongo un ejemplo: el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS) número 3 habla de la salud. La última frontera en sostenibilidad en edificios es el control de la calidad del aire en los entornos laborales. En primer lugar, se limita la expansión de todo tipo de virus, también del covid. Se cuida a las personas y se fortalece la continuidad de la propia actividad. En segundo, el mantenimiento de los parámetros de CO? en los rangos apropiados, genera beneficios de productividad del 5 %-13 %. Finalmente, ¿hay algo más sostenible que proteger la salud de tus empleados, clientes y proveedores?

 Hace unos días Larry Fink, presidente de Blackrock (la mayor gestora de fondos del mundo) y firme defensor de las inversiones con conciencia climática, constataba el actual proceso de reasignación de capital, a escala mundial, hacia activos sostenibles: 288.000 millones de dólares y un crecimiento del 96 %. Afirmaba que «conforme cada vez más inversores elijan orientar sus carteras hacia empresas centradas en la sostenibilidad, más se acelerará la transición de gran calado de la que estamos siendo testigos. Y, dado que ello ejercerá un drástico efecto en la forma de asignar el capital, todos los equipos directivos y consejos deberán plantearse cómo afectará a las acciones de su compañía».

Es decir, la sostenibilidad tiene premio en la forma de más alternativas de financiación, fondos más baratos y mayor valor de las acciones de la empresa.

En definitiva, ¿se puede ser sostenible en 2021? La respuesta es claramente sí, y además impulsar la digitalización y conseguir importantes ahorros en costes. La sostenibilidad es rentable. En realidad, ¿se puede no serlo?

Publicado por primera vez en Expansión el 10 de julio de 2006.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy link
Powered by Social Snap